Descansos Activos: cómo, cuándo y por qué

La última evidencia en neurociencia está planteando un cambio inminente en las dinámicas diarias de un centro escolar. Los descansos activos, se presentan como una alternativa para dar respuesta a la necesidad de movimiento para el correcto funcionamiento del córtex prefrontal. Aquí se presentan razones y recursos para su puesta en práctica.

  1. ¿Qué es un descanso activo?
  2. ¿Cuáles son los beneficios para el alumnado?
  3. ¿Cómo se pueden implementar?
  4. ¿Cuándo se deben de realizar?
  5. ¿Se pueden realizar en las clases de Educación Física?

1. ¿Qué es un descanso activo?

Un descanso activo, en el ámbito escolar, se podría definir como un periodo de actividad física situado entre sesiones de clase impartidas en sedentación. El principal objetivo es activar cognitivamente al alumnado, con especial énfasis en la mejora de las funciones ejecutivas. La duración del descanso es variable, bajo mi punto de vista debería de oscilar entre 5 y 15 minutos. Actualmente también se escucha el concepto de “cuña motriz”, en ese caso la duración suele ser más corta, entre 3 y 5 minutos.

2. ¿Cuáles son los beneficios para el alumnado?

Los beneficios vendrán determinados por el tipo de actividad por el que se opte. La actividad física aeróbica se ha visto en importantes estudios relacionada con la activación del córtex prefrontal e hipocampo cerebral, así como con una mejora de rendimiento académico, patrones atencionales y comportamiento en la tarea de escolares. Si optamos por realizar un recorrido mantenido, con una implicación cardiovascular considerable, estaríamos contribuyendo además a la reducción del comportamiento sedentario, que se vincula con obesidad y salud física. En cualquier caso, lo que muestran los estudios es que cuanto más extenuante es la actividad física, mayores beneficios conlleva para el cerebro.

Por otro lado, si nos centramos en actividades dentro del aula que impliquen aspectos coordinativos con consignas, tal como afirma el experto en neurodidáctica Jesús C. Guillén, los beneficios se ampliarían hacia el desarrollo del control inhibitorio, memoria de trabajo o la flexibilidad cognitiva. La evidencia de la relación entre fitness y cerebro fue revisada en un post que puede ser consultado aquí.

3. ¿Cómo se pueden implementar?

Se podría hablar de distintos tipos de descansos activos:

  • En aula: siguiendo las actividades de Gonoodle, con una coreografía desde Youtube, por ejemplo de la serie “Just Dance”; o proyectando alguna app de fitness para niños como Sworkit Kids. Por otro lado, también se puede optar por seguir el documento del MEC, programa DAME10, donde se ofrecen una serie de actividades motrices interrelacionadas con contenidos de distintas áreas.
  • Fuera del aula: se podría trazar un recorrido aprovechando al máximo la extensión del centro y que los escolares abandonen la clase durante 8-10’ para realizar actividad física aeróbica. Asimismo, se pueden dibujar en el suelo distintas figuras y que el alumnado ponga en práctica sus habilidades motrices básicas durante el recorrido.

En este post se puede ampliar información sobre cómo aplicar los descansos activos.

4. ¿Cuándo se deben realizar?

Tras cada sesión de 45’ realizaría una breve activación del alumnado en el aula, con un descanso activo corto (3-5’). En el caso de solo poder realizar un descanso en toda la jornada lectiva, lo situaría de forma que interrumpa el periodo más largo hasta el recreo o hasta el final de las clases.

En mi centro, por ejemplo, optamos por interrumpir el tramo más largo de sedentación, que oscila de las 09:00 hasta las 11:30, con realización de actividad aeróbica. De ese modo, en torno a las 10h. los escolares realizan el descanso activo.

Captura de pantalla 2018-10-21 a las 18.25.20

5. ¿Se pueden realizar en las clases de Educación Física?

Las sesiones de Educación Física (EF) multiplican los beneficios que se consiguen con un descanso activo. Por ello, situaría los descansos activos entre áreas distintas a la EF y que conlleven largos periodos de sedentación. No podemos olvidar que actualmente tan solo se cuenta con 2 horas a la semana de EF, lo cual parece ser insuficiente dados los grandes beneficios que podría reportar en nuestro alumnado.

Otra actuación relativa al área de EF y que los centros podrían ya contemplar, sería la de situar la sesión de EF a primera hora de la mañana, con el objeto de provocar activación cognitiva y mayor rendimiento académico en otras áreas como lengua o matemáticas (tal como han evidenciado algunas investigaciones).

En la actualidad ya podemos encontrar distintos colegios llevando a cabo los descansos activos, ¿te sumas al cambio? Convoca a tu claustro, expón las razones, fija una propuesta y ¡a por ello!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s